La palabra Disciplina deriva del latín discipulus, que significa discípulo, quien recibe una enseñanza de otro. En un principio éste vocablo nos enlaza con una relación autoridad-subordinación, en la que una persona dirige y ordena y otra se somete y obedece.

La disciplina está definida como la manera ordenada y sistemática de hacer las cosas, siguiendo un conjunto de reglas y normas estrictas que, por lo general, la rigen una actividad o una organización.

Disciplina (en su forma más simple) es la coordinación de actitudes, con las cuales se instruye para desarrollar habilidades más rápido, o para seguir un determinado código de conducta u “orden”.

Disciplina puede tener connotaciones negativas. Esto se debe a que la ejecución forzosa de la orden —es decir, la garantía de que las instrucciones se lleven a cabo— puede ser regulada a través de una sanción. También puede significar autodisciplina, en el sentido de “hacerse discípulo de uno mismo”, es decir, responder actitudinalmente y en conducta a comprensiones e ideales más altos.

Se entiende como la labor que ejerce una persona para enseñar o adquirir buenos hábitos; abarcando todas aquellas reglas de comportamiento que elabora y las medidas que ocupa para cerciorar que dichas reglas se cumplan.

Esto último es muy común en un núcleo familiar donde los padres tratan siempre de disciplinar a sus hijos para hacerlos personas de bien, de carácter y de orden. Lo mismo ocurre en la escuela, donde se conoce como disciplina escolar, el maestro o profesor tiene el deber impartir su enseñanza manteniendo el orden y conducta en su clase, y el reglamento de dicha institución.

La disciplina entra también en él ambiente ético y moral, ésta se origina en el respeto mutuo y en la cooperación, con firme dignidad y acatamiento como base para la enseñanza de las experiencias y destrezas en la vida y un sitio interno de control.

Es muy importante recalcar que teniendo una fuerte disciplina, en un futuro se puede triunfar, alcanzar el éxito, y ser excelente. Todo esto significa que un individuo tiene que ser constante, ordenado y no improvisar o hacer las cosas que se le ocurran.

Por otro lado, el termino de disciplina se refiere a la ciencia, asignatura o materia académica que se enseña o estudia en una institución, conocida como disciplina académica o campo de estudio; así como también a la modalidad de un deporte; por ejemplo, voleibol de playa, futbol de sala, etc.

En siglos pasados, la palabra disciplina se empleó como equivalente de azote, se le conoce como el instrumento o látigo para azotar.

¿Qué Implica?

Instruir a una persona o animal a tener un determinado código de conducta u orden. En el campo del desarrollo del niño, la disciplina se refiere a los métodos de formación del carácter y de la enseñanza de auto-control y de un comportamiento aceptable, por ejemplo, enseñar a un niño a lavarse sus manos antes de las comidas. Aquí, lavarse las manos antes de las comidas es un patrón particular de comportamiento, y el niño está siendo disciplinado para adoptar ese patrón. Para la disciplina también da lugar a la palabra disciplinador, lo que denota una persona que impone orden.

Sin embargo, por lo general el término “disciplina” tiene una connotación negativa. Esto se debe a la necesidad de mantener el orden —es decir, que las instrucciones de garantizarlo se lleven a cabo—. El orden es a menudo regulado a través del castigo.

Ser disciplinado es entonces, sujeto al contexto, ya sea una virtud (la capacidad de seguir instrucciones en forma correcta) o un eufemismo para el castigo (que también puede ser denominado como “procedimiento disciplinario”). Como sustantivo concreto, la disciplina se refiere a un instrumento de castigo, por ejemplo, en la mortificación de la carne. Este instrumento también se puede aplicar a uno mismo, por ejemplo, en penitencia por no ser lo suficientemente disciplinados.

Una disciplina académica se refiere a un cuerpo de conocimiento que se está dando a —o ha recibido— un discípulo. Entonces, el término puede denotar una “esfera de los conocimientos” en la cual la persona decidió especializarse. En un instituto de enseñanza superior, el término disciplina es a menudo sinónimo de facultad.

La autodisciplina

Se refiere a la capacitación o entrenamiento que se da a sí mismo para llevar a cabo una determinada tarea o para adoptar un patrón particular de comportamiento, incluso si uno preferiría estar haciendo otra cosa. Por ejemplo, negarse a sí mismo un placer extravagante con el fin de llevar a cabo una obra de caridad más exigente es una muestra de la autodisciplina.

La autodisciplina es, en cierta medida un sustituto de la motivación, cuando uno utiliza la razón para determinar el mejor curso de acción que se opone a los deseos de uno. Sin embargo la autodisciplina puede originar 2 tipos de comportamientos:

1.-Comportamiento virtuoso es cuando las motivaciones están alineadas con nuestros objetivos: hacer lo que uno sabe que es mejor y hacerlo con mucho gusto.

2.-Comportamiento Contingente, por el contrario, es cuando uno hace lo que sabe que es lo mejor, pero debe hacerlo oponiéndose a las motivaciones propias.

Trasladarse de un comportamiento contingete a un comportamiento virtuoso requiere un entrenamiento y algo de autodisciplina

Compilado por Fabián Sorrentino de las siguientes fuentes: Wikipedia y Concepto Definición.