El Aprendizaje como Proceso tiene mucho que ver con la confianza, la capacidad de soltar y la predisposición a escuchar.
No es una actividad teórica. Hay que ejercitarse. Hay que transitarlo, no es algo que el otro me da, sino un desarrollo de competencias personales.

Representa un Pasaje de un estado A: “No sé hacer X y lo quiero/necesito/ me interesa aprender” a un estado B: “Sé hacer X”.

Aprender es incorporar a “la persona” nuevas habilidades, en un cierto entorno, para el logro de objetivos que antes se hallaban fuera de su alcance. Se basa en la acción y se mide por su efectividad. La única prueba de haber aprendido es la producción de “resultados distintos y efectivos”. (Rafael Echeverría)

Experiencia del aprendizaje:
*Revisar rutinas
*Acción
*Superar las emociones negativas
*Darse cuenta
*Revisar la realidad actual
*Admitir el error
*Diseñar una visión personal
*Escuchar
*Declaración de quiebres
*Cambiar
*Renunciar a la satisfacción del ego
*Desafiar paradigmas
*Abrir brechas

Algunas frases
“Aprender implica reconocer que hay cosas que se ignoran y realizar actividades que no se dominan” (Peter Senge)

“El aprendizaje debe ser un proceso de toda la vida” (Robert J. Sternberg)

“Las posibilidades del aprendizaje nos permite realizar acciones que no podíamos realizar en el pasado” (Rafael Echeverría)

Los 4 cuadrantes del Aprendizaje

Aprendizaje

El “ignorante” enfrenta una triple encrucijada.
1 – Puede decidir convertirse en “ausente”, y abandonar por completo el campo de acción. Por ejemplo, si alguien descubre que no sabe cocinar, puede decidir que no quiere aprender y que no tratará de cocinar. 0, si toma conciencia de su incompetencia en el campo de la ingeniería, contratará a un experto para realizar los cálculos específicos y, se mantendrá al margen de la operación. La decisión de “ausentarse” no genera competencia, pero evita la persistencia de los errores y el sufrimiento.

2 – Puede decidir convertirse en “cretino”, y mantenerse en el campo de acción sabiendo que no sabe, pero fingiendo saber. Por ejemplo, aun sabiendo que no sabe cocinar, intenta preparar una comida. 0, consciente de la propia inhabilidad, insiste en no necesitar la ayuda de un experto. Además de los problemas que genera para los otros (invitados que tienen que comer sus horribles platos, o empleados que deben corregir sus errores), el “cretino” también se inflige gran cantidad de sufrimiento a sí mismo. Hay pocas cosas más estresantes que tener que fingir que uno sabe, cuando de hecho, es consciente de que no sabe. Si uno descubre áreas de su vida en las cuales está sufriendo, es posible que en esas áreas se esté comportando como un “cretino”.

3 – Puede decidir convertirse en “principiante”, y comprometerse con el aprendizaje y con el aumento de la efectividad. El principiante es quien se encuentra cruzando el eje vertical de la grilla, marchando hacia el cuadrante inferior derecho, el que va de la incompetencia a la competencia.

El camino del Aprendizaje

1. Asumir el compromiso de declarar una visión.
2. Tomar conciencia de la brecha entre la visión y su realidad.
3. Declararme temporalmente incompetente para alcanzarla.
4. Encontrar asistencia para comenzar el proceso.

“Para que ocurra el aprendizaje debemos abrirnos a la posibilidad de que haya algo por aprender. El aprendizaje requiere apertura a lo nuevo y una disposición a cuestionar lo que conocemos”

¿Para que Aprender?

*Aprender…: Para tener información; para tener conocimiento; aprender nuevas técnicas; aprender de la experiencia; aprender para transmitir, educar o liderar.
*Aprender de los errores. Reconocerlos para seguir creciendo
*Aprender a no saber. “Aprender es introducirse en un dominio de acción en que aceptamos no saber”

Resistencia del aprendizaje y obstáculos que aparecen en el proceso del aprendizaje

1) Físicos, estético, sociales, ideológicos, religiosos, políticos y económicos.
2) De nuestra conducta:
Nuestros modelos mentales, habilidades, conocimiento, valores, hábitos.

Enemigos del Aprendizaje

1. Incapacidad o miedo a decir “No sé“
Nos cuesta reconocer que hay cosas que no sabemos creyendo que deberíamos saber.
“No puedo decir que no sé, si lo hago seré mal visto y pasaré como tonto o ignorante”.

2. Considerarse la victima y culpar a los factores “externos”
Poner “afuera” las causas de los problemas y no hacerse responsable.

3. Dado como soy no puedo aprender eso
“No soy bueno o no sirvo para aprender esto”; Esto es muy complicado para mí.

4. El fenómeno de la ceguera cognitiva
Cuando no sabemos que no sabemos.
“Esto ya lo sé, son otros lo que tienen que aprenderlo”, “Lo que sé, es todo lo que debo de saber”.

5. La arrogancia
El que cree que lo sabe todo.

6. Querer tenerlo todo claro todo el tiempo.
“Cuando aprendo no debe haber espacio para la confusión, todo tiene que estar claro y sino está claro debo buscar la manera de aclararlo”

7. Tener adicción a las respuestas
En la escuela nos hicieron adictos a tener la “respuesta”, premiando la respuesta “correcta”.

8. Tener adicción a lo novedoso
“Debo tener acceso a todo lo nuevo para aprender más, siempre debo buscar cosas nuevas o que están de moda para aprender”.

9. No asignarle prioridad al aprendizaje o no darle tiempo
“Me gustaría aprender, pero no tengo tiempo”, “Y esto, ¿para qué me sirve?, aprenderlo es una pérdida de tiempo”.
“Quiero aprender…. ¡pero rápido!”.

10. La incapacidad de desaprender
“No debo abandonar lo que ya aprendí, lo único que tengo que hacer es acomodar mi nuevo aprendizaje a lo que ya sé y domino”.
Esto pasa por no poder cuestionarnos lo aprendido, por no poder tener otra mirada hacia lo que ya saben.

11. Olvidarse que el cuerpo y la emoción juegan un rol clave
“El aprendizaje es 100% racional, intelectual y cognitivo…el cuerpo y la emoción no interviene para nada en el aprendizaje”.

12. Creer que Aprender y Divertirse no son una mezcla posible y poderosa
La trivialidad: “Siempre debe haber broma, chiste, ironía y sarcasmo”.
La gravedad: “El aprender es cosa seria…el aprendizaje no puede ser divertido”.

13. Confundir Saber con Estar informado
“Cuanta más información adquiera, estoy aprendiendo más”.

14. No dar autoridad a “otro” para que nos enseñe
“Quiero que me enseñes, pero así!”
“Dado que es más joven que yo…que no ha pasado por la universidad, no me puede enseñar nada”.

15. La desconfianza
Hay quienes son reacios a darle autoridad y a confiar en aquellos de quienes quieren aprender.

16. Creer que Saber es sinónimo de Tener la Verdad.
A veces creemos que la “explicación que damos” le pertenece al hecho y no a nosotros.

17) La vergüenza de mostrar incompetencia
El miedo al ridículo siempre corta las alas del aprendiz.

18) El orgullo de pedir ayuda
Cuando por orgullosos nos guardamos el pedir ayuda, y creer en nuestra autonomía.

19) El miedo
Constantemente el miedo me va a impedir aprender.

20) Vivir juzgándolo todo, todo el tiempo
Juzgar no permite la apertura

21) La pereza
Cuando aparece la falta de ganas

22) Ausencia de contexto
Cuando el contexto o el generar determinado contexto no ayuda al aprendizaje

Algunas preguntas para reflexionar:

+ ¿Cuáles son mis principales enemigos del aprendizaje?
+ ¿De qué forma he venido aprendiendo?
+ ¿Cuáles han sido los costos y beneficios de haber aprendido de esta manera?

Una compilación de Matías Levín y Fabián Sorrentino