Para Pinotti, “el protagonista es una persona comprometida a vivir plenamente, que quiere lograr resultados extraordinarios. La persona que está decidida a salir de su “zona de comodidad”, desafiándose, tomando la responsabilidad integral como fuente de su poder personal.”

Desde Wikipedia encontramos que : “El protagonista es el personaje principal o primario de un drama o historia. La palabra “protagonista” deriva del griego πρωταγωνιστής (protagonistes), “el que actúa la primer parte, actor jefe.” [ 1 ] En el teatro de la Antigua Grecia, tres actores interpretaban los principales roles dramáticos en una tragedia; el papel principal era representado por el protagonista, mientras que los otros roles eran actuados por los deuteragonistas y los tritagonistas .

El principal oponente del protagonista es el personaje conocido como antagonista, quien representa o crea obstáculos que el protagonista debe superar. Al igual que los protagonistas, puede haber mas de un antagonista en una historia”

Según Wordreference.com : sus sinónimos son : intérprete, personaje, galán, estrella, héroe, heroína, actor, actriz y como Antónimo : Antagonista

La Lic. Teresa Benedetti en el artículo titulado “Coaching para Ejecutivos, Nuevo enfoque sobre la productividad en el trabajo”, publicado en el sitio “Náutica Coaching”, nos expresa que : “Los cambios cuestan, la tendencia es a encontrar cierta estabilidad, cierta continuidad en las cosas, en las tareas. En general, las personas tienden a la continuidad y el cambio asusta, porque remite a lo desconocido, a la incertidumbre, a la inseguridad de lo que vendrá…

Y ahí está también el terreno de aplicación de los procesos de coaching, el poder hacer comprender la importancia de la adaptación al cambio, de perderle el miedo, de verlo como posibilidad de progreso y apertura y no de cercenamiento o peligrosidad , cambiar en el cambio, poder lograr ese estado nuevo, diferente, que obtiene individuos más aptos para la supervivencia, Lograr que el modelo mental se amplíe y produzca observadores diferentes que no caigan de crisis en crisis, cuando deben virar el timón y naveguen el cambio con solvencia y emocionalidad entusiasta.
Lograr esta posición a través de procesos de coaching en los empleados es ayudarlos a que sean capaces de liderar sus propias vidas, que puedan ser protagonistas de sus destinos, que puedan elegir y decidir en libertad a pesar de las situaciones que uno no elige y que invariablemente se presentan”.

Margarita (Rita) Malinowski – sábado, 31 de octubre de 2009, 15:58