Pages Menu
RssFacebook
El Poder de la Acción

El Poder de la Acción

Una meta sin un plan de acción y sin tiempos es solo un sueño… es por eso la necesidad de abocarnos a interpretar la distinción ACCIÓN a la hora de aprender a confeccionar un Plan de Metas, declara el Dr Fabián Sorrentino en su entrenamiento para Mentor Coaches.

accion

¿A través de que componentes elegimos interpretar el término Acción?
1 “Act” del latín actus, que hace alusión al hecho y las acciones cumplidas… en tiempo presente, ej: en el acto.
2 Voz latina “scio” que viene de “saber” o “distinguir”

Por lo tanto una síntesis del término alineada bajo nuestra óptica podría ser: ACTO CONCIENTE. Capaz de distinguir las posibles consecuencias o efectos que las acciones promueven.

Veamos las distintas acepciones de los diccionarios acerca del término “acción” y nos daremos cuenta de lo sinérgica que resulta esta redefinición en el contexto ontológico.

Hecho por medio del cual se ejecutan los proyectos. Ejercicio de la facultad de hacer o realizar alguna cosa que tiene un ser, ej: es hora de pasar a la acción.
– Efecto de hacer, lo que se hace: una acción humanitaria. Efecto o influencia de una cosa sobre otra: la acción erosiva del agua.
Actividad, movimiento, dinamismo: un hombre, una película de acción.
– Ejercicio de la capacidad de obrar o realizar algo: prefiere la acción a la reflexión.
– Trama de cualquier tipo de representación, narración, etc.: la acción de una novela.
Posibilidad o facultad de hacer alguna cosa, especialmente acometer o defenderse: dejar sin acción.
– Ejercicio de un derecho en justicia: intentar una acción judicial.
– Para el arte moderno acción es sinónimo de performance.
– Se aplica para distinguir o diferenciar algunos actos especializados, como son: acción administrativa, acción política, acción técnica, y acción de reforma administrativa, entre otros.
– Para la mecánica es una Fuerza con que obra un cuerpo sobre otro.

Para el viejo paradigma todo efecto tiene una causa asociada que promueve consecuencias. Esto era interpretado en términos absolutos como el principio de acción-reacción.

Hoy en los albores de la aplicación de la física cuántica y las teorías sistémicas la ACCIÓN requiere ser redefinida, para dejar de ser vista como una simple respuesta a las circunstancias. Ya que no siempre la misma causa termina provocando un efecto sino que somos protagonistas de una trama de interacciones que cada vez se vuelve más compleja.

Si estamos comprometidos en la confección de un Plan de Metas, revisemos el proceso de la acción según el modelo MƐT®. De forma tal, que nuestra tarea de planificción posterior, sea lo más asertiva posible.

Siempre que declaramos una Meta, lo hacemos en función de lo que observamos como circunstancia. Cada Meta, por su parte, devendrá en una serie de Acciones que responden a la Visión actual de quién lidera el proceso. Revisar los componentes de nuestras acciones nos permitirá confrontar con lo que hoy estamos observando. Nuestras acciones cobran un sentido y una dirección diferente en la medida que nuestra conciencia se expande. Veámoslo a continuación!

1

Concibiendo la Acción desde el Nivel 1 del MƐT®:
Todas las acciones provienen del observador que somos. Cuanto más comprometidamente vivamos con una causa, más alineados estaremos con un desempeño responsable. El compromiso  marca la diferencia.

Nuestro poder vive en nuestra capacidad de respuesta y es el compromiso lo que define la dirección de nuestras acciones. Sin nuestro compromiso, nuestras acciones carecerían de sentido, serían meras respuestas reactivas a las circunstancias.

“Una acción sin compromiso es un barco a la deriva”

El compromiso se relaciona con la capacidad de formular y cumplir con nuestras declaraciones, tanto sean de pedido, como ofertas o promesas.

Ser el compromiso en lugar de estar comprometidos nos pone en acción. El verbo estar nos relaciona con lo temporal con lo que es hoy que puede no ser mañana, el verbo SER nos relaciona con lo permanente, con lo esencial, hablemos de “ser el compromiso” frente a la vida.

La palabra compromiso significa CON+PROMESA. ¿Puedes ver como el compromiso con las metas nos conduce a la promesa que nos hacemos a nosotros mismos para lograrlas?

Vivimos en una cultura “Light” por lo que muchas veces nos comprometemos con objetivos y luego no hacemos lo necesario para concretarlos.

1.1Preguntas para enfocarnos en la acción
¿Consideras que recuerdas todas tus promesas (compromisos asumidos) y las tienes presente frente a tus elecciones diarias?
¿Qué cosas haces con habilidad?
¿En qué áreas de tu vida tienes compromiso de aprender?

Resulta evidente pensar que hay algunas cosas sobre las que no tenemos ningún control y otras en las que si podemos hacer algo. Ser proactivo te asistirá a aumentar tu zona de influencia a partir de actitudes que mejoren la relación contigo mismo y con tu entorno.

2

Concibiendo la Acción desde el Nivel 2 del MƐT®:
La calidad de “tu escucha y presencia” están directamente relacionadas a la acción.

Para aprender a focalizar la acción en tus objetivos es clave aprender a escuchar y discernir la información superflua de los datos claves.
Aprender a distinguir entre las variables de una situación te convertirá en un profesional asertivo.

Si algo te sucede una vez puedes pensar que es mala suerte. Si te sucede dos veces ya es una señal de alerta. Pero si te sucede tres veces ¿no te parece que es momento de que te hagas cargo?

ESCUCHA + EEAA + DISTINCION = ACCIÓN
Aprender a escuchar estando presente es una de las claves previas para que las acciones que llevemos a cabo como coaches sean luego efectivas. Las otras dos claves son el estado de ánimo transitado y las distinciones que tengo acerca de lo que estoy observando.

Escuchar con presencia tiene que ver con la función auditiva de la observación. Siempre escuchamos y estamos presentes desde un Estado de Ánimo y para un Compromiso determinado. Estas variables finalmente se pondrán de manifiesto en la acción que llevemos a cabo.

3

Concibiendo la Acción desde el Nivel 3 del MƐT®:
El poder de la acción está directamente relacionado al poder de tu pensamiento. Involucrarte con la acción requiere que te hagas cargo con todas las letras…

“El cambio sólo existe si está sucediendo, pero comienza tan sólo pensando en él”

Los pensamientos ocurren en el plano mental mientras que los resultados ocurren en el físico. Ambos manejan tiempos distintos. Desarrollar una idea en el pensamiento nos puede llevar horas, por lo tanto pensamos que llevarlo a la acción puede ser mucho más arduo.

Sin embargo hay quienes postulan que los tiempos del plano físico son mucho más cortos que los del plano mental y que el tema pasa por tener una clara visión de cómo llevar a cabo las cosas.

Para eso es que surge la necesidad de un plan de acción o metas dirigido al cumplimiento de tus metas o compromisos.

El propósito de los planes de acción es ordenar los objetivos formulados y las medidas de mejora planificando su aplicación: siempre tomando en cuenta quienes son los Implicados, plazos, recursos humanos integrados, materiales y económicos.

Cada vez que planifico una tarea muchos estudiantes piensan que les va a ocupar mucho mas tiempo de lo que en realidad le lleva concretarlo… y luego de la realización escucho frases tales como:

“Si hubiera sabido que era tan fácil lo hubiera hecho antes”. ¿Que consideras que los detiene?

Preguntas de coaching para la acción:
¿Cuántas veces confundimos saber lo que hay que hacer con hacerlo?
¿Cuántas veces creemos que si estamos pensando en algo es como si nos estuviéramos ocupando?
¿Cuántas veces resolvimos algo en el pensamiento y nos quedamos tranquilos como si ya lo hubiéramos resuelto?
¿Cuántas veces tuvimos una buena idea que fue puesta en práctica por otro antes?
¿Cuántas veces sabemos que es lo mejor para los demás y no tenemos ni la menor idea cómo podríamos hacer nosotros?

Ejercicios y consignas para promover acción
Pregunta de Marcela Bacce: Tres ranitas están sobre una gran hoja que flota sobre el río. Una ranita decide tirarse al agua… ¿cuántas quedan?
¿Dos? … Noooo te equivocaste, quedan las mismas tres porque no es lo mismo decidir hacer algo, que hacerlo!

Salto al Vacío: inspirado en un cuento de Ray Bradbury. Aprende a saltar al vacío y verás como alas de valor se desplegaran en el camino.

Acomodá tu escritorio. Realizá tus llamadas pendientes. Anulá de tu agenda todo aquello que no sea realmente necesario. Elige cuáles van a ser los objetivos en los que te enfocarás y Empieza ya mismo, sin acción nada de lo que pienses tendrá poder. Sin acción, no hay resultados Lo único que produce resultados es la acción.

4

Concibiendo la Acción desde el Nivel 4 del MƐT®:
Este nivel es el momento en el que muchos líderes abandonan, saben lo que tienen que hacer y sin embargo no lo hacen. No están dispuestos a correr el riesgo y pagar el precio de la incomodidad. Como si esperaran que las cosas sucedan solas. Este grado de irresponsabilidad en el que la inteligencia emocional juega un papel clave es el que nos lleva al famoso subibaja emocional. Si en varios dominios de tu vida te encuentras empezando de nuevo en más de una oportunidad chequea esta instancia del MƐT®.

Una onza de acción es mejor que una tonelada de teoría. “Si no estamos parados en los resultados lo único que tenemos son los motivos por los cuales no logramos nuestros objetivos”. Friederich Engels

Preguntas de coaching para pasar a la acción
¿Puedes encontrarte responsable al 100% de cada acción, sin pararte en las excusas ni en las circunstancias, solo enfocándote en los resultados que quieres lograr?
Recuerda: La respuesta más corta es hacerlo. En palabras de George Herbert. Just do It!

Haz una lista de las conversaciones internas que te detienen:
¿Qué es lo que te impide pasar a la acción?: ¿Saber qué hace falta hacer? ¿No saber por donde empezar? Haz una lista de los miedos que te limitan y luego fúndalos.
¿Cuándo es el mejor momento para salir de un espacio de comodidad?

¿En que objetivo de tu plan de metas estás detenido?
¿Qué o quién puede asistirte a salir?
¿Qué necesitas hacer?
¿Cómo mejoraría tu vida si lo lograras?
¿Cómo podrías empezar?
¿Qué podrías hacer hoy que te acerque a tu meta?
¿Que harías esta semana y durante este mes?

Recuerda: “Quién tiene un que encontrará siempre un cómo” Nietzsche

5

Concibiendo la Acción desde el Nivel 5 del MƐT®:
¿Cuántas veces has escuchado que solo la acción produce resultados?, ¿Pero qué acciones son las que cuentan? ¿Es lo mismo cualquier acción?
Las acciones de nivel 5 requieren ser efectivas porque no solo inciden sobre tu desempeño personal sino que se llevan a cabo en el contexto social.

Para que una acción social sea efectiva debe focalizar en los objetivos y poseer un sentido mentado para todos los miembros de una organización. O sea que las conducta de dichos miembros deben ser inspiradas por la acción y esta promover nuevas conductas afines a ella.

La definición de Max Weber, en el comienzo de Economía y sociedad (1921), es la siguiente: Se comprende por acción aquella conducta humana que su propio agente o agentes entienden como subjetivamente significativa, y en la medida en que lo es resulta efectiva.

Tal conducta puede ser interna o externa y puede consistir en que el agente haga algo, se abstenga de hacerlo o permita que se lo hagan. Por acción social se entiende aquella conducta en la que el significado que a ella atribuye el agente o agentes entraña una relación con respecto a la conducta de otra u otras personas y en las que tal relación determina el modo en que procede dicha relación.

La acción social efectiva es ni más ni menos la que hace falta hacer, la que me conduce a los resultados. Si no estoy parado en los resultados, lo que hice no sirve.

En este nivel de la acción efectiva comenzamos a ver a la acción en intima relación con su contexto social por lo tanto más que de acción el término adecuado sería llamarla interacción.

Efectividad en la acción social se relaciona con:
• Aprender a enfocar hacia adentro y hacia fuera.
• Desarrollar un plan de metas que me asista a priorizar lo importante frente a lo urgente.
• Aplicar el hábito de la proactividad que me acerque a los resultados que busco.
• Sostener el compromiso aún cuando no aparecen los resultados.
• Encontrarle un sentido práctico a la acción.

Preguntas para promover la acción efectiva.
¿Cómo sería enfocarte en tus objetivos sin distraerte con las circunstancias?
¿Cómo sería hacerlos importantes, ponerlos en primer lugar y no perderlos de vista?
¿Cómo enfocar la acción para que los resultados aparezcan?
¿En qué áreas puedo pro-accionar para acercarme a mis objetivos?
¿Qué debo tener en cuenta antes, durante y posterior a la acción?

Claves para ponerte en acción:
Hazte de un tiempo para planificar día y hora de lo que vas a hacer. Separa lo que hay que hacer en la mayor cantidad de pequeños pasos que puedas
Tener un lugar ordenado y organizado para trabajar te liberará de presión y stress.

Recuerda: los ganadores no son los que viven accionando sino aquellas personas que tienen el hábito de hacer lo que hace falta hacer en el momento justo. En palabras de Hemingway “Nunca confundas movimiento con acción”.

6

Concibiendo la Acción desde el Nivel 6 del MƐT®:
En esta instancia las personas buscan profundizar sus acciones en dirección al propósito de sus vidas. Descubrir y vivir tu misión, enfocando tu visión y acción en esa misma línea te llevará por buen camino… En esta instancia aprendes que el fin no siempre justifica los medios y que los principios y valores que le dan dirección a tu vida son los únicos que van conectarte con el LOGRO, que siempre está más allá de los resultados.

En el ámbito de las organizaciones las acciones que se llevan a cabo en este nivel son llamadas de Responsabilidad social empresaria. Las acciones de RSE tienen un desempeño tres veces mayor a aquellas que no lo son, tomando como parámetro el valor agregado que esta acción aporta en el mercado. Veamos algunos ejemplos:

3 Leyes constitutivas de la acción con propósito:
1 – La interacción que aporta sentido no disminuye con la distancia.
2 – Puede operar instantáneamente de forma proactiva.
3 – Conecta distintos lugares atravesando las barreras del tiempo, del espacio y de las culturas.

En 1997, un estudio de la Universidad DePaul, demostró que las empresas con un compromiso corporativo definido en base a acciones bajo principios éticos, tenían un mejor desempeño financiero que las que no lo hacían, como base en las ventas e ingresos anuales.

Un estudio longitudinal reciente efectuado por la Universidad de Harvard se descubrió que las empresas con acciones balanceadas entre empleados y accionistas mostraron una taza de crecimiento cuatro veces mayor y una taza de crecimiento de empleo ocho veces mayor a las de empresas enfocadas solamente a accionistas.

Por solicitud de IBM Corp., David Lewin, profesor de la UCLA estudió a 156 empresas con el fin de determinar la relación entre las donaciones corporativas y el desempeño corporativo en base a acciones de RSE.

El estudio demostró que las firmas más propensas a la filantropía obtenían tazas de retorno a sus inversiones significativamente más altas. Lewin concluyó que “las acciones de filantropía corporativa pueden, con el tiempo, fortalecer el desempeño de los negocios”.

Numerosos estudios han demostrado que las empresas con una sólida trayectoria en aciones a favor del medio ambiente, experimentan un desempeño financiero superior. Por ejemplo: El índice del Dow Jones Sustainability Group, muestra que las compañías que se enfocan en una sustentación económica de “línea de base triple”, ambiental y ética, superan a otras compañías en el mercado de valores.

En una comparación reciente entre las seis empresas de la industria química, con más altos desempeño (acciones ambientales) y seis empresas con los más bajos desempeños ambientales, se encontró que aquellas con mejor comportamiento ambiental (acciones benéficas) producen un retorno anual 9.2% mayor al de aquellas que se encuentran en los niveles más bajos de desempeño ambiental.

Preguntas que guían tu propósito:
¿Tiene sentido para ti la cantidad de horas que trabajas?
¿Tiene sentido para ti la tarea que haces?
¿Cómo podrías ponerle más pasión y entusiasmo cuando la relación con tu propósito no le otorga sentido?
¿Sabés quien eres?
¿Cuál es tu misión en este mundo?
¿Qué puedes hacer para reconectar con tu propósito?

Al conectarnos con el propósito aparece el sentido y es ahí donde podemos desarrollar toda nuestra creatividad y dedicarnos a hacer lo elegido con el corazón:

Llevar a cabo un plan de RSE requeriría más que de algunas preguntas de todo una metodología, que no es el interés de este apunte adentrarse en ellas.

7

Concibiendo la Acción desde el Nivel 7 del MƐT®:
En esta instancia las personas buscan profundizar sus acciones haciendo que ellas provengan de un espacio creativo y se constituyan en innovadoras para que una nueva manera de ser aparezca en el contexto. Encontrando la unidad en el equipo y siendo ejemplo y oportunidad para todos.

En una vida con propósito, solo hay espacio para juicios valorativos. Un lugar donde el otro y yo solo somos vistos como unidad.

Claves para promover la acción innovadora
Valora tus objetivos y el plan de acción para llevarlos a cabo. Reconoce y honra tu propio estilo para hacer las cosas te hace único e irrepetible.

Tómate un descanso si estas muy estresado.
Orientate más a resultados que a tareas. Toma decisiones ya! guiado por el principio WIFO: lo más difícil hazlo siempre primero. Pide asistencia y feedback constante. Estate en contacto con todos los recursos externos e internos para pasar a la acción. Se oferta y permanece enfocado en lo que hay que hacer hasta que los resultados extraordinarios aparezcan. Reconocer en vos y en el equipo cada pequeño logro será de gran ayuda.

Se trata de crecer en nuestra comprensión siempre siendo flexibles…
¿Quién se promueve para co-construir el modelo con alguna distinción?

Hasta la próxima: Fabián Sorrentino;-)

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.