Se juzga que hay lentitud cuando existe desde la propia mente o desde terceras personas la exigencia de cumplir con una cierta velocidad, frente a la cual la acción es inferior. Representa una medida que existe sólo en la comparación. Una tortuga es lenta, porque existen animales más rápidos; si no existieran, su velocidad sería la que es. Lo contrario sucede con la velocidad: una magnitud física de carácter vectorial que relaciona el cambio de posición (o desplazamiento) con el tiempo.

En términos físicos, rápido y lento refieren a nuestro metabolismo, expresa el Dr Fabián Sorrentino.

¿Qué es el metabolismo?

El metabolismo es simplemente el proceso por el que tu cuerpo convierte la comida en energía. Una serie de complejas reacciones químicas en las que al final, la comida se combina con oxígeno (que respiras) y produce ATP.

Incluso cuando estás tumbado en el sillón, tu cuerpo consume energía solo para mantenerte con vida: respiración, latidos del corazón, circulación sanguínea, síntesis de hormonas, regeneración celular, etc. Todo eso suma alrededor del 70% de la energía que consumes, y se llama metabolismo basal: las calorías que necesitas para mantenerte sin moverte.

metabolismo lento rápido

Tu metabolismo basal depende de estas cosas:

El tamaño de tus músculos: cuanto más músculo tengas, más calorías consume tu cuerpo cuando está parado.

Tu sexo: los hombres tienen por lo general más músculo y menos grasa, así que consumen más calorías.

Tu edad: cuando envejeces pierdes masa muscular y con ella la capacidad de quemar calorías al mismo ritmo.

La actividad física: levantarte de la cama, caminar a la tienda, o hacer sentadillas con 100 kilos, todo eso consume energía, y mucha.

La digestión: digerir la comida consume energía, aunque no mucha. Es solo un 10% del total diario.

La persona ligera, por su parte, se vincula con la liviandad y también con velocidad. Lo liviano supone tener mayor velocidad. La ligereza acá se refiere a una actitud o estado de ánimo de baja densidad, y por tanto ligero y liviano. Se trata de una actitud de no darle gravedad –que tiene que ver con pesantez– a los asuntos.

La liviandad enfatiza con más precisión la cualidad, porque en algunas fuentes, a lo ligero se le ha dado también la connotación negativa de errático, cambiante y superficial.

El sitio: WikiCoaching define la liviandad como la emoción a través de la cual miramos los acontecimientos de la vida restándole peso o trascendencia. En la liviandad somos capaces de reírnos de nosotros mismos en nuestras ridículas pretensiones de trascendencia o importancia. A fin de cuenta somos insignificantes, un parpadeo de Mariposa en la inmensidad del Universo. Nada es definitivo, todo pasa y todo queda. Esto, bueno o malo, también pasará. Lo más inteligente que podemos hacer es disfrutar la experiencia de estar vivos. Hagamos lo mejor que podamos sin perder la noción de disfrute e impermanencia. Liviandad es lo contrario de la gravedad. En la gravedad miramos los acontecimientos como definitorios o definitivos. Las consecuencias permanecerán por siempre, todo resulta trascendente. Experimentamos el peso de los acontecimientos, de nuestras acciones y de sus consecuencias. Lo que hacemos puede cambiar el mundo. Liviandad no debe confundirse con trivialidad. La trivialidad es la actitud en la que banalizamos lo que ocurre. La trivialidad es superficialidad, apenas rozamos la superficie, no nos atrevemos a sumergirnos. La liviandad no es superficial.

Ante una misma situación, por ejemplo, el fracaso en un proyecto.

Ejemplo de actitud liviana: “No fuimos nada originales en nuestros errores, el próximo lo haremos mejor”.

Ejemplo de actitud grave: “Estamos acabados, nada volverá a ser como antes”

Ejemplo de actitud trivial: “Pasa la página, no te enrolles”

Conductas Observables en la Liviandad

Muestra un optimismo en el trasfondo de todo lo que hace. Siempre vendrán tiempos y oportunidades mejores. Todo pasará.

Sabe reirse de sus errores e ingenuidades

No confunde el humor con la burla. No tiene el hábito de burlarse de las debilidades ajenas

Aprendiendo a evaluar desde la liviandad según nuestro Modelo: