Pages Menu
RssFacebook
Categories Menu
¿En qué dominio vas a emprender?

¿En qué dominio vas a emprender?

Una vez perdido el temor a entrar en un nuevo terreno para tu vida nos surge la pregunta: ¿Dónde Emprender?

Si ya sabes específicamente lo que quieres, este artículo y los dos anteriores (que figuran a continuación), te servirán para potenciarlo, de lo contrario podrás utilizarlos para bajar la idea a tierra.

Test del Emprendedor MET®

Emprender a Propósito

Para definir asertivamente tu tipo de emprendimiento te invito a responder a estas preguntas:

1 – ¿Con qué intención estoy emprendiendo?

Emprender es plasmar. Y cuando plasmo dejo huellas, creo caminos a seguir, precedentes en el libro Guiness si me permito soñarlo. Siempre estamos dejando algo atrás para las generaciones futuras.

Desde el Coaching declaramos que el lenguaje no es inocente. Las acciones no lo son tampoco y si ganamos conciencia, ganamos poder, porque aprendemos a conocernos y así nuestras acciones se vuelves más acertadas. Emprender implica hacernos responsables de lo que generamos, que podremos responder por lo que generamos frente al mundo.

¿Eres consciente de cuál es la motivación que te ha llevado a emprender?

2 – ¿Qué espero obtener de mi emprendimiento?

Quizás esperes ser “exitoso” sea cual fuere tu creencia sobre eso. Quizás tu motivación sea el dinero que piensas que obtendrás. Quizás esperes obtener validación de alguien porque cumpliste con el mandato. Quizás desde tu más genuina noción, tu intención sea asistir a la humanidad, y quizás esta asistencia misma sea tu mandato. Sea como fuere, sólo tu conoces la respuesta y está en ti el grado de responsabilidad con el que eliges vivir tu propia vida.

3 – ¿En qué dominio voy a enfocar mi accionar?

Me gusta definir el dominio de acción como el llamado, como esa voz interna que nos dice “lo que viniste a hacer en este mundo va por acá…”

El trabajo que estamos realizando requiere que podamos ser lo más sintéticos posibles, por lo que te pido que selecciones de la lista de aquí abajo, sólo uno o dos dominios. Si esta tarea te resulta difícil, te invito a que puedas dedicarle más tiempo a las preguntas anteriores para que profundices en tus creencias aprendidas y en la intención que te motiva a querer emprender.

No estamos participando de una carrera y el que va a ser nuestro regalo al mundo se merece toda nuestra predisposición y dedicación.

Te presento esta lista expandida de dinámicas para inspirar tu creación, mas puedes escribir la tuya personal:
La familia / La educación / Los medios de información / La salud pública / Los ancianos / Los niños / Los pobres / La agricultura / La delincuencia juvenil / Las empresas / La Iglesia / Los enfermos / Los desvalidos / El desarrollo humano / La exploración del espacio / La literatura / Las relaciones laborales  / Los libros / La comida / La administración de empresas / Conservación del medio natural / Los medios de comunicación / La justicia / Las relaciones humanas/ Los pobres / Los enfermos / Los desvalidos / Las finanzas / La biotecnología / Los asuntos femeninos / Los viajes / El automovilismo / Los recursos energéticos / El sistema de justicia / El gobierno / La moda / La infraestructura del país / La religión / La espiritualidad / El turismo / El trato a los animales / Los asuntos fronterizos / La sexualidad / El arte / Los deportes / La tecnología / La defensa / Recursos de agua / Los jóvenes / La comercialización / Los asuntos masculinos / Los derechos humanos / La jardinería / La política /La seguridad pública / La música /

Si no se encuentra en esta lista, puedes crear tu propia “Dinámica de Participación”. Y si buscas inspiración sobre emprendimientos personales te dejo este artículo.

4 – ¿Qué tipo de negocios me hace más sentido?

Una vez clarificando el dominio en el que voy a emprender, ha llegado la hora de conectarnos con los diferentes tipos de negocios existentes.

La mayoría de quienes buscan emprender pasa gran parte de su tiempo tratando de encontrar una idea innovadora que revolucione una industria, cuando en lo que deberían enfocarse es en los diferentes tipos de negocios que hay disponibles..

Así que “¿por dónde empiezo?”. He aquí algunos lineamientos de Georgy Llorens que te ayudarán a dar el primer paso para diseñar una idea innovadora.

Unión de conceptos.
Se refiere a la unión de dos conceptos que ya existen en la práctica, pero que funcionan como negocios por separado y pueden unirse en otro contexto. Por ejemplo: la empresa sueca Taxi Stockholm unió el servicio de taxi con el de terapias psicológicas, por lo que, mientras son trasladados, sus pasajeros pueden recibir un servicio de terapia psicológica por parte del conductor (un psicólogo profesional).

Vivencial junto al experto.
Estas ideas se basan en que los clientes tengan la oportunidad de compartir determinada actividad junto a un experto. Por ejemplo, en Cookapp un cocinero o chef ofrece su casa para que distintas personas puedan vivir la experiencia de cocinar con él y compartir la cena con otros desconocidos. Seguro tú eres experto en alguna materia y habrá gente que quiera saber lo que tú sabes.

Eficiencia.
Estos proyectos tienen como finalidad optimizar el tiempo, espacio, los recursos, etc., de los clientes. Con el aumento de la población en las urbes, el tema del espacio físico en los hogares u oficinas se ha vuelto crítico. Existe una tendencia que invita a maximizar la utilización de los espacios; en este contexto, la empresa chilena Kamasypetacas ofrece mobiliario plegable que permite ser “guardado” cuando no se necesita. También es posible encontrar ideas innovadoras que permiten hacer un uso eficiente del tiempo, como Yourmechanic, que permite realizar reparaciones de vehículos a domicilio. Se incluyen en esta categoría todo tipo de servicios a domicilio.

Personalización.
Este tipo de ideas busca entregar un producto o servicio específico para cada cliente. La masificación de los productos está en retroceso y la personalización, en auge. Dado lo anterior, hoy las personas privilegian aquellos productos que son diseñados específicamente para ellos. En esta categoría encontramos a la empresa Trajesamedida, una sastrería online donde los clientes obtienen sus trajes personalizados sin tener que moverse de casa.

Conciencia Eco.
Estas ideas están inspiradas en una actitud de conciencia y cuidado del medio ambiente. Por ejemplo: la empresa Monosol desarrolló un material que se disuelve con el agua, y que tiene una gran variedad de usos como envoltorios biodegradables. La tendencia a utilizar productos amigables con el medio ambiente ha crecido en forma exponencial, por lo que es una excelente oportunidad para quienes quieren emprender.

Sofisticación.
Hoy día, las personas demandan mayores servicios para sus mascotas, tales como alimentos, peluquería, hoteles, vestimenta, juegos, cementerios, fotografías, etc.; o el servicio de cuidado de plantas, animales y casas mientras los dueños están de vacaciones. Un centro comercial de España comenzó a ofrecer el servicio de Hotel para Plantas, ya que detectó que muchas personas no tenían cómo cuidarlas plantas cuando se iban de vacaciones.

Economía Circular.
Los residuos o desechos (no necesariamente basura) son una fuente de materias primas fiables. Bajo este concepto se abre una enorme oportunidad de negocio, ya que en nuestra sociedad consumista se genera gran cantidad de desechos que es posible reutilizar. Por otro lado, el aumento del precio de las materias primas en los últimos nos ofrece una excelente oportunidad para crear nuevos emprendimientos en esta línea. Por ejemplo, la empresa Bluelife Battery reutiliza las baterías de vehículos en desuso.

Una vez definido el tipo de negocio será necesario profundizar en el análisis de cada uno de los componentes del modelo, entender muy bien cómo funciona el mercado, qué demandan los clientes, cuáles son los competidores y las barreras del mercado, cuál es el nivel de inversión requerido, etc.

Ésta es la etapa en la cual debemos aterrizar todos nuestros sueños.

Siempre será mejor tomar decisiones informadas que lanzarse en un negocio con información parcial y sufrir las consecuencias de un factor que no fue identificado.

Sin duda, la etapa más rentable de un negocio es la de investigación, ya que la inversión es cero (a excepción de las horas-hombre empleadas en el análisis) y nos permite asignar los recursos de manera eficiente.

Por último, no olvides que emprender e innovar no es un tema de recursos económicos; sino de actitud, voluntad y perseverancia.

Pero estos son temas candentes para otros artículos.

Desarrollado por Beatriz Ludojoski y Fabián Sorrentino para el Manual del Mentor y la Carrera de Negocios de Ser.Red

Anímate a Preguntar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.