Pages Menu
RssFacebook
¿Qué nos convierte en Narcisistas?

¿Qué nos convierte en Narcisistas?

Antes de comenzar con la lectura te invito a que realices el “Test del Narcisismo”, respondiendo simplemente por si o por no a las 10 preguntas que figuran en la encuesta.

test-narciso2

Realizar el Test! Una vez realizado, revisaremos en clase la interpretación de dicho test.

Narcisismo alude al mito de Narciso, amor a la imagen de sí mismo. El Narcisismo es el amor que dirige el sujeto a sí mismo tomado como objeto, declara el Dr Fabián Sorrentino en el Manual del Mentor.

Sigmund Freud introdujo dicho concepto en el área del psicoanálisis (1930) a través de su obra Introducción del narcisismo, noción que ya había utilizado con anterioridad en su obra, pero con una definición más difusa.

Desde el punto de vista freudiano de la psico-patología, la estructuración de una personalidad narcisística, implica una detención o fijación del desarrollo de la persona a etapas infantiles de profunda gratificación, o en una regresión del individuo a estos períodos, por su incapacidad para tolerar y enfrentar los retos y fracasos que la maduración y la vida le imponen. André Green

caravaggio

La personalidad narcisista se expresa en fantasías o modos de conducta que incapacitan al individuo para ver al otro. Su visión de las cosas es el patrón al cual el mundo debe someterse. Para los narcisistas el mundo se guía y debe obedecer a sus propios puntos de vista, los cuales considera irrebatibles, infalibles, auto-generados. Las cosas más obvias y corrientes, si se le ocurren a él o ella, deben ser vistas con admiración y se emborracha en la expresión de las mismas.

Hay en el Narcisista una inagotable sed de admiración y adulación. Esta necesidad lo incapacita para poder reflexionar tranquilamente y valorar serenamente la realidad. Vive más preocupado por su actuación, en cuanto al efecto teatral y reconocimiento externo de sus acciones, que en la eficacia real y utilidad de las mismas. Aún cuando pueden poseer una aguda inteligencia, esta se halla obnubilada por esa visión grandiosa de sí mismas y por su hambre de reconocimiento. Llama la atención, entonces, cómo muchas personas pudiendo ser exitosas, productivas y creativas, someten su vida a aduladoras mediocridades.

Cuando los narcisistas ejercen posiciones de poder, se rodean de personas, que por su propia condición, son inferiores a él o ella, y de otras, que le harán la corte solo en función de un interés mezquino. Drogados por su discurso auto-dirigido, no son capaces de reflexionar y escuchar lo que el mundo externo les grita.

En la otra cara de la moneda, la personalidad narcisista es, en sí misma, una forma de supervivencia. Hemos visto en el mito cómo Narciso es el producto de una acción terrible. La personalidad narcisista nace de una violencia, de un terrible trauma, de una herida inferida al individuo en sus primeras etapas del desarrollo o antes, cuando la herida es la madre y ella trasmite al hijo su resentimiento, su dolor, su rabia y su temor. Se refugia, el traumatizado, en su propia imagen de grandiosidad, ello le permite elevar su maltrecha auto-estima y sentirse un poco mejor consigo mismo. Su hambre insaciable de reconocimiento se asila en la admiración y la adulación de quienes lo circundan.

narcisoEl narcisista es una persona que puede ser muy exitosa, en cuanto al brillo externo se refiere. Él no se plantea dudas en cuanto a la realidad de sus ideas, sean estas brillantes o no. Así vemos cómo personas con una inteligencia mediocre y una cultura pobre, escalan posiciones sorprendentes, para ellas el recapacitar no existe. Aún las más insulsas ideas son expresadas con un espíritu mesiánico, se enamoran de las ideas de otros y las hacen propias sin la más mínima consideración moral ni ética. Estos últimos logran capitalizar a una horda de Narcisistas depresivos que creen, ingenuamente, en la verdad expresada por el pseudo-maestro. Ellos lo seguirán fielmente, no importa cuán errado esté:

“Sobre la pena duermo solo y uno, pena es mi paz y pena mi batalla, perro que ni me deja ni se calla, siempre a su dueño fiel pero importuno.” escribe Miguel Hernández, retratando esta suerte de personalidad del narcisista depresivo, siempre fiel, signada por la tristeza derrotada, que busca, con más ahínco que éxito, alguien en quién creer, alguien en quien confiar el remedio a sus miserias.

De estas melancólicas soledades esperanzadas se nutre el Narcisismo. La simbiosis se completa con la satisfacción a medias, con un hueco de hambre y sed, que nunca se llega a colmar.

El recurso de la mitología nos brinda la imagen para la comprensión de la conducta y el mito de Narciso es concluyente en la terrible frase del oráculo: “El niño tendrá larga vida si nunca se observe a sí mismo.” Así en la no reflexión es donde puede sobrevivir este personaje. Sin embargo, Narciso, en castigo a su ser desalmado, es transformado en una planta que da unas flores muy bellas, de olor nauseabundo, y estéril de fruto y nos dice el mito que en este tipo de personas hay, a pesar de su apariencia, algo que huele muy mal.

narciso2Se ha sugerido que el trastorno narcisista de la personalidad (TNP) puede estar relacionado con mecanismos de defensa de la persona frente a la vergüenza.

Gabbard sugiere que el TNP puede presentar dos subtipos.
Los del tipo “inadvertido”, (oblivious) con un comportamiento caracterizado por grandiosidad, arrogancia e inmutabilidad frente a la crítica ajena como a los sentimientos de los demás. Y un subtipo “hipervigilante”, como vulnerables, hipersensibles y avergonzados.

narciso3Sugirió que los sujetos del tipo inadvertido presentan un ego grande, poderoso y grandioso en espera de ser admirado, envidiado y apreciado, lo cual está en antítesis con el ego debilitado e internalizado que se esconde en un estado general de vergüenza, del cual el sujeto quiere defenderse. Sin embargo, en el subtipo hipervigilante, el sujeto, en lugar de defenderse contra el sentimiento de devaluación, está obsesionado con él, neutralizando esta sensación viendo a los demás como abusadores injustos.

Esta nota integra una serie de artículos ofrecidos en la Carrera de Coaching & Mentoring de Ser.Red, formando parte del Manual del Mentor del Dr Fabián Sorrentino.

2 Comments

  1. Que temas has elegido! actualmente también se ha empezado a pensar el Narcisismo Patológico como el de algunos Homicidas que logran esa admiración cuando son perseguidos por la Policía o las unidades de Ciencias del Comportamiento. Sin embargo en los procesos de desarrollo del ser humano el Narcisimo le permite atravesar al pequeño el proceso de individuacion, autoafirmarse en sus pies y en su construcción del yo.

    • Muy interesante, comprendo lo que decís y recuerdo lo de la importancia del Narcisismo de niños. Lo que más de una vez me pregunté es… ¿cómo es ese proceso de individuación en culturas donde el nosotros es la meta? Ya que una parte del proceso de individuación es vital, pero la disfuncionalidad que se suma en muchas familias deja a esos niños con un lastre bastante pesado.

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Cuán Orgulloso estás con tu Vida? | Fundación Sonría - […] la Altivez y la Altanería, el Mal Genio, los Celos y la Envidia, el Rencor, la Resignación, el Narcisismo,…

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.