Acto de comprender, que quiere decir a su vez abarcar, rodear, circunscribir algo.

En Matemática se dice que un conjunto se define por comprensión, cuando se mencionan las características comunes de sus elementos, sin nombrarlos uno por uno. El caso opuesto es por extensión. Por ejemplo, un conjunto está definido por comprensión cuando se dice que está integrado por los hijos del matrimonio del Sr. Juan Pérez y de la Sra. Rosa Fernández, y está definido por extensión cuando se diga que lo integran Marta, Josefina, Enrique, y Lucas Pérez Fernández.

En la lógica aristotélica los conceptos pueden definirse por extensión o por comprensión. En el primer caso el concepto abarca todos los seres que tengan la misma cualidad. Por ejemplo el concepto de animal es extensivo a todos aquellos que reúnan las cualidades propias de los animales. En el segundo es el conjunto de cualidades que caracterizan al objeto del concepto, y sin los cuales no sería lo que es. En el mismo caso del concepto de animal, serían sus atributos esenciales, como los de ser vivo, con movilidad, con alimentación heterótrofa, poseedores de instintos y sentimientos, y que cumplen el ciclo vital.

En el caso de la comprensión lectora nos referimos que al leer se pueda ser capaz de desentrañar en el texto su verdadero sentido, captado a partir de lo que ya se conoce, y actuando con flexibilidad. Quien comprende un texto puede ser capaz de explicarlo, extrapolarlo, vincularlo y justificarlo. Se comprende cuando se puede hacer una representación mental de lo leído, sobre la que se pueda ser capaz de operar. Puede llegarse a una comprensión errónea que significa que no se comprendió, y habrá que releer el texto tantas veces como sea necesario, para llegar a obtener la comprensión adecuada. Las palabras de significado desconocido o ambiguo pueden entorpecer la comprensión, lo mismo que si el lenguaje empleado no es del todo claro. La actitud del lector comprensivo es activa, implica involucrarse, descubrir, imaginar, colocarse en lugar del autor, y también cuestionarlo.

La comprensión es también una actitud de entender a otro que ha actuado de determinada manera, a veces, no de acuerdo a los cánones establecidos social o legalmente, interpretando las razones que lo llevaron a actuar de ese modo.

Definición en DeConceptos.com

Etimología del Término

De un concepto se llama a su contenido, por el cual debe entenderse “el hecho de que un concepto determinado se refiera justamente a este objeto determinado” (Pfänder), “el hecho de que el concepto se refiera a un objeto y lo compongan las referencias mediante las cuales el concepto expone su objeto, las constancias mentales que en el concepto responden a las notas constitutivas del objeto” (Romero). Comprensión o contenido difieren, pues, de la mera suma de las notas del objeto y, desde luego, del objeto propio en cuanto término de referencia de dichas notas. Este nuevo sentido de la comprensión o contenido, que ha puesto en circulación la lógica fenomenológica, está destinado a evitar las confusiones de ciertas lógicas entre el concepto y el objeto, así como entre el concepto y el objeto formal; de este modo se llega a una distinción rigurosa entre contenido del concepto, objeto formal y objeto material, cuya correlación no equivale forzosamente a una identificación. Un esfuerzo parejo para evitar tales confusiones es realizado por algunas otras direcciones lógicas; así, por J. S. Mill en su definición de ‘connotación’.

En otro sentido muy distinto se llama comprensión (Verstehen) a una forma de aprehensión que se refiere a las expresiones del espíritu y que se opone, como método de la psicología y de las ciencias del espíritu, al métodoexplicativo propio de la ciencia natural. Aunque la idea de la comprensiónse halla ya más o menos claramente formulada en el romanticismo alemán y ha sido aplicada por Eucken, se debe a Dilthey su elaboración precisa y consecuente. Dilthey (Cfr. Ges. Schriften, V, 144, 172, 328; VII, 220 sigs.) entiende por comprensión el acto por el cual se aprehende lo psíquico a través de sus múltiples exteriorizaciones. Lo psíquico, que constituye un reino peculiar y que posee una forma de realidad distinta de la natural, no puede ser objeto de mera explicación. Como total y cualitativa, la vidapsíquica se resiste a toda aprehensión que no apunte al sentido de sus manifestaciones, de su propia estructura. Al exteriorizarse, la vida psíquica se convierte en expresión o en espíritu objetivo. Este último, que constituye la parte fundamental y esencial de las ciencias del espíritu propiamente dichas, consiste en exteriorizaciones relativamente autónomas de la vidapsíquica, exteriorizaciones que poseen en su propia estructura una dirección y un sentido. El método de la comprensión, que es originariamente psicológico, se convierte, pues, para Dilthey en un procedimiento más amplio, en una hermenéutica encaminada a la interpretación de las estructuras objetivas en cuanto expresiones de la vidapsíquica. Comprender significa, por lo tanto, pasar de una exteriorización del espíritu a su vivencia originaria, es decir, al conjunto de actos que producen o han producido bajo las formas más diversas —gesto, lenguaje, objetos de la cultura, etc.— la mencionada exteriorización. Lo que se comprende es, por una parte, el espíritu objetivo propio en cuanto, por así decirlo, “solidificación” de las expresiones, pero es también y muy especialmente la propia expresión en su actualidad. Espíritu subjetivo y espíritu objetivo constituyen de esta suerte las dos zonas vinculadas entre sí, pero separadas por la consideración científico-espiritual, a las cuales conviene por igual el método de la comprensión.

A los rasgos apuntados pueden agregarse al concepto de comprensión las notas que se refieren a su carácter intuitivo y las que apuntan al sentido en cuanto visión de la relación en que un miembro se halla con respecto a la totalidad que lo engloba. La discusión en torno a la comprensión se ha referido hasta el momento a su misma justificación en cuanto mediopeculiar e irreductible de conocimiento o bien a las distintas clases de comprensión existentes o posibles. En el primer caso se ha negado la peculiaridad de la comprensión o bien se ha indicado que la explicaciónequivale en muchos casos a ella; en el segundo, se ha intentado la erección de una teoría diferencial de los actos comprensivos, que abarcan procesos de muy diversa índole, desde la llamada “comprensión histórica” y la “comprensión metafísica” hasta la “comprensión existencial”. Una teoría general de la comprensión, basada en las investigaciones de Dilthey y su escuela, pero atenta también a la relación íntima en que se halla de hecho con otros métodos y procesos de conocimiento, podría aportar mayores luces a esta discusión.

Compilado por: Abasuly Reyes – domingo, 10 de julio de 2011, 23:32
Fuente: Diccionario de José Ferater Mora